31 ene. 2019

Déjame si estoy llorando Suzie Q... - DIEZ

Déjame si estoy llorando Suzie Q; 14 x 22 cm. Augusto Metztli, 2019. (DIEZ de la serie Tlakati - proyecto 38 y cuesta 47€).


Él llegó a casa en un VW Sedan del 70 (un vocho color chicle), duró unos pocos años más, por lo que hubo que cambiar de coche. Un compañero del trabajo de mi mamá vendía su cuidadísimo Dart gris, ese sería el nuevo coche en el que nos moveríamos. Tenía una magnífica casetera autorreversible, era amplio, por dentro era color granate y estaba muy bien para ser un coche con más de quince años.

La ruta habitual era Tepic - Guadalajara, Guadalajara - Tepic, en otras ocasiones hasta el DF, o Guanajuato o recorriendo todo Nayarit.

Viajar con música se hizo imprescindible. Había que hacer acopio de casetes, y como bien sabe la gente que ha viajado en coche y es más de uno, la música dentro de un viaje se decide por consenso. 

Los Creedence eran imprescindibles, igual que Los Ángeles Negros. Por eso Nayarit suena a "Have you ever seen the rain?" o a "Déjenme si estoy llorando". Por eso la lejana batería de Oh Suzie Q del comienzo era lo mismo que ver las sombras largas de la carretera al atardecer. Y "Murió la flor" es lo mismo que leer "Bienvenido a Tepic".

"Someday never comes" huele a la melaza del ingenio azucarero del centro de Tepic, "Y si las flores pudieran hablar" se terminaba a la mitad, porque habíamos llegado a nuestro destino en la calle Zapata.







No hay comentarios.: