28 feb. 2017

El cafeto habitado


Todo comenzó con el encargo de dos tazas. La idea era regalarle a un afortunado cumpleañero unas tazas especiales, algo original y que conjugara sus dos pasiones: El café y la foto.


Mi idea fue hacer un cafeto habitado y a él mismo sobrevolándolo.


Donde habitamos siempre hay un sofá rojo, una lámpara y muchos utensilios de cocina apilados...


Y escaleras... 


El cafeto era un cafeto especial porque al comer sus frutos podías volar...



Así quedaron las dos tazas



Y así quedaron las dos ilustraciones.

No hay comentarios.: