26 jul. 2010

La ballena locomotora

El viaje de la ballena locomotora, acrílico sobre tela, 100 x 100cm. Solaina de Piloño 2010


El viaje de la ballena locomotora, acrílico sobre tela, 100 x 100cm. Solaina de Piloño 2010

Para comenzar este cuadro, comencé por hacer, con ayuda de Marta, una pequeña bolsa de viaje en la que guardé objetos que recolecté durante algunos días previos a ir a la Solaina, objetos tan disímiles como un billete de tren o una cucharilla de café instantáneo o un pedazo de papel de regalo que me dio la pequeña Martina.

Con esos objetos intenté componer algo, transformarlo y darle algún sentido.

Ir a Piloño, aunque está muy cerca, no dejaba de ser un viaje, más que por la distancia por el cambio de hábitos y rutinas durante una semana, y porque lo único que pensaba hacer era pintar.

Es un sitio que no te deja indiferente, que irremediablemente hace reflexionar.

Todos, tarde que temprano, hacemos uno o más viajes que acaban en el mismo sitio común, dentro de uno y en la muerte. Ese es el viaje que pinté, arriba de una ballena locomotora haciendo ese viaje que todos hacemos.

La ballena grande y poderosa, de apariencia afable, es mi versión de la locomotora, porque viajar en tren, o simplemente verlo como lo hace el viejo Buhigas (un personaje de Vilagarcía que por lo menos una vez en el día va a la estación del tren para verlo llegar y verlo partir) me encanta, me impresiona y sorprende su fuerza.

En ese viaje me he dedicado a coleccionar nubes, días de lluvias, y atesorar objetos. Es decir ideas, sentimientos y símbolos.

Así que el tren de viaje va acompañado de toda clase de nubes, iluminado por la luna, y arrastrando vagones como el de color naranja con el equipaje, el rojo que lleva el árbol de pétalos, y el azul que lleva la mitad de un planeta donde hay una casa con chimenea y antena de televisión. Y en el jardín el eterno sillón (sofá) de la paz (para descansar).

Supongo que cada viaje nos sirve para conocer y entender un poco más todo aquello que llevamos con nosotros, lo que nos acompaña y lo que vamos encontrando en el camino.

Pinté mi viaje, el viaje de todos, el que compartimos, el que nos lleva al mismo lugar. Donde al final, todos nos encontramos, puede que para volver a partir.



Detalle de la locomotora


La ballena


Carro con el equipaje


Árbol de pétalos


Carro azul cargando medio planeta, casa y sofá



Nubes


5 comentarios:

Noche Hermosa dijo...

Que bonito ilustras..me gusta mucho en verdad. Por eso no olvido de vez en cuando pasearme por aquí.

Noche

Augusto Metztli dijo...

Gracias, muy amable.

Chus dijo...

Moi bonito este cadro Augusto, gústame moito. Está a venta? Precio? Tamén me parece moi interesante a xuntanza na Solaina de Piloño (nunca escoitara falar dese sitio). Debeu ser unha experiencia bonita e distinta para vós. Saúdos!
Chus.

Augusto Metztli dijo...

Hola Chus que gusto que pases a ver mi blog. La pintura de la ballena locomotora se quedó en la Solaina y se expondrá en noviembre, en el museo de Lalin y después pasará a quedarse en el acervo de la fundación.

Asi es fue un experiencia encantadora, lo disfruté mucho.

Saludos para ustedes también

Penélope Sierra dijo...

El viaje, tus nubes cuadradas que sueñan, el color azul, ese hermoso y bellos azul...

Es vida.