23 jul. 2010

Estancia en Piloño

La Solaina de Piloño está a una hora veinte minutos de Vilagarcía, es una aldea que pertenece al ayuntamiento de Vila de Cruces en Pontevedra. Hace más de veinte años los habitantes de la Solaina decidieron emprender un proyecto maravilloso: "A Solaina de Piloño" que desde entonces todos los años tienen actividades relacionadas con la literatura, con la música regional, con el arte contemporáneo y con la cultura gallega en general.

Uno de sus proyectos es la Xuntanza Internacional das artes plásticas de A Solaina de Piloño, que se celebra cada dos años. Consiste en invitar a trabajar durante una semana a artistas de diversas disciplinas y de distintos lugares del planeta, hospedarlos en la casa, llevarlos a conocer la naturaleza, museos, centros de interés, compartirles de la extraordinaria riqueza gastronómica de estas tierras y trabajar mucho, en la disciplina de cada quien. Este año fue la X Xuntanza y me invitaron a ir. En esta ocasión llegaron artistas de Australia, República Checa, Rumanía, Estados Unidos, Gales, Hungría, México y evidentemente Galicia.

Durante una semana trabajamos repartidos por todos los recunchos de la Solaina, bajo las parras, en los patios interiores, en las habitaciones, en la buhardilla e incluso en la orilla de un río a 5 minutos de la casa. Cuando llegué, todos estaban preparando sus bastidores y demás materiales. Conseguí un díptico con el programa de actividades y con el nombre de los artistas participantes y me sorprendió y dio mucho gusto encontrar en la página posterior escrito esto:

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay otros que luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay quienes luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.

Bertolt Brecht.

Así comenzó mi semana en la Solaina.


Las banderas de los países de donde vienen los artistas, en la entrada de la casa.


La habitación de chicos.


La parra donde coloqué la mesa para trabajar.


Trabajando, foto tomada por José Ramón Moire


Justo detrás de la parra donde pintaba había un camino. Uno de estos días escuché el ruido de una carreta, me asomé para verla, era una carreta - arado, pero tirada por vacas, las más grandes que jamás haya visto.


Costado de la casa de la Solaina


Una de las bellísimas vistas de Piloño.


El último día amaneció con neblina. El día anterior me mudé de la parra a la buhardilla porque no paraba de llover, así que después de terminar mi pintura, tomé algunas fotos del monte nuboso, desde lo alto de la casa.


Para clausurar la Xuntanza invitan a diseñadoras de moda para que expongan algunos de sus vestidos y para que in situ sean intervenidos. Generalmente invitan a algún pintor@ a que venga ex profeso a hacerlo y en ocasiones también aprovechan para que uno de los residentes en la Xuntanza pinte alguno de esos diseños. En esta ocasión invitaron a dos pintoras, una de ellas, Marthazul. Intervino un vestido muy interesante, que en la parte de atrás tenía unos cubos, literalmente en tres dimensiones, haciendo un remate muy cubista. El resultado final de la obra fue un muro gallego con verdes de hojas de parra y una luna desde la base del vestido a la parte frontal. Tanto a la diseñadora como la pintora les satisfizo el trabajo que hicieron.


Para amenizar y compartir, invitan a un típico grupo de gaiteiros, formado por niños, jóvenes y adultos. Además hay pinchitos, vinos y chorizos.

Se exponen los trabajos realizados durante la Xuntanza, tanto colgados en un balcón como en la puerta de la bodega.


La fundación otorga la medalla "amigo da Solaina" a algún colaborador destacado, y también dan los reconocimientos a los artistas participantes. Por nuestra parte, aprovechando el acto, les dimos a los anfitriones un dibujo hecho en conjunto porque coincidieron un par de cumpleaños y un santo durante la semana en que estuvimos. Aquí se puede ver la foto de la clausura con todos los invitados.

Fue una gran experiencia conocer la vida del rural gallego, conocer a toda esta gente tan involucrada en el proyecto. Convivir con los artistas y producir un cuadro bajo una parra y con el monte a mi espalda. Regresé a casa feliz, satisfecho y con imágenes muy bellas en mi cabeza.

*Aclaración, evité dar nombres, porque aunque la directiva de la Solaina de Piloño está formada por unas cuantas personas, hay tanta gente colaborando que preferí sólo nombrar el proyecto; los artistas también fueron muchos, el equipo logístico también es abundante, así que en el sitio oficial de la Solaina se encuentra toda la información.

http://asolaina.blogia.com/

Algunas notas del periódico sobre el evento:

Faro de Vigo

La voz de Galicia

La voz de Galicia

Faro de Vigo

No hay comentarios.: