20 jul. 2017

Sueño con serpientes

Sueño con serpientes, acrílico sobre lienzo, 20 x 20cm

"Sueño con serpientes" es el título de otra canción de Silvio Rodríguez, de las cuatro que hasta ahora he pintado. La compuso a raíz de una mala experiencia en un aeropuerto y los líos de aduana y demás incordios a los que se puede enfrentar un cubano que viaja de un país a otro. La canción empieza con el famosísimo poema "Los que luchan" de Bertolt Brecht.


Las serpientes representan aquello contra lo que hay que luchar, no solo porque sea una injusticia a la que plantarle cara, también porque es necesario para seguir adelante. Incluso si se presenta un reto aún más complicado que el anterior. Siempre con bondad, empatía y con la verdad en la boca. La canción original de Silvio es bellísima, pero aquí comparto la versión de Rita Guerrero de Santa Sabina que también me encanta.



Sueño con serpientes, con serpientes de mar, 
Con cierto mar, ay, de serpientes sueño yo. 
Largas, transparentes, y en sus barrigas llevan 
lo que puedan arrebatarle al amor. 

Oh, la mato y aparece una mayor. 
Oh, con mucho más infierno en digestión. 

No quepo en su boca, me trata de tragar 
pero se atora con un trébol de mi sien. 
Creo que está loca; le doy de masticar 
una paloma y la enveneno de mi bien. 

Ésta al fin me engulle, y mientras por su esófago 
paseo, voy pensando en qué vendrá. 
Pero se destruye cuando llego a su estómago 
y planteo con un verso una verdad.

(Silvio Rodríguez)



Si te gusta y lo quieres, más información aquí.



2 jul. 2017

Día de pesca

Día de pesca, 60 x 60cm, acrílico sobre lienzo.

El año pasado me encargaron un cuadro para celebrar el cumpleaños número 60 de M. Su esposa fue quién me contactó, no nos conocíamos, toda la comunicación fue por email. Me contó su idea, su historia personal, su vida en común, cómo se conocieron, sus gustos personales, anécdotas y todo lo que P. consideró oportuno.

Un detalle curioso fue que me dijo que a M le gustaba pescar, y a mí me pareció una buena imagen, pero soy vegetariano, y no quería pintar un acto que no comparto, aunque lo hice dándole la vuelta a la idea, pescar sí, pero no peces, pescar sueños. Por eso están los barcos de papel.

Hay alguna anécdota mágica del protagonista relacionada con México...


Toda la familia es galega, por eso la comida, los carballos y la huerta debían ser pintadas. Lxs galegxs siempre van acompañadxs de la tierra y sus frutos.


El cubo lleno de sueños pescados.

Si conoces los mares de las Rías sabrás que hay cosas que no pueden faltar.


Y sus historias de vida se entrelazaban entre libros, veleros y música.




Siempre somos como islas, en ocasiones más cerca unas de otras, pero siempre repúblicas independientes, llenas de vida.







Durante tres meses lo pinté y en ese tiempo los carballos cambian mucho, como nosotros, el que hice tiene hojas como años tiene M.

No digo más, pues como siempre, estas historias que pinto son para quien me las pide, si quieres la tuya, me avisas.