18 may. 2015

Los abuelos cantando juntos


Las tardes calurosas en la casa de mis abuelos, eran la paradoja de la intimidad expansiva.

Caminando por la calle, a lo lejos, podías percibir los tonos graves del piano, porque mi abuelo lo tocaba a lo cubano. Paso a paso mientras te acercabas comenzabas a escuchar los agudos y encontrarle el sentido a la melodía. Y justo frente a su casa, ya había música y palabras. Mi abuela con su voz potente en contraste con los susurros sentidos de mi abuelo. Todo lo que cantaban tenía una intención, alguna historia, algún motivo, algún recuerdo y seguro que muchos secretos.

Seguías adelante, abrías la puerta de la cochera y después la otra, la de la casa, entonces te metías en el disco de acetato. La escena completa, era la definición más perfecta, de la palabra "bolero".

  

No hay comentarios.: