11 nov. 2010

Santa Insulina de los Remedios


Tinta de chopo con tinta china sobre papel


El próximo domingo 14 de noviembre, es el día internacional de la diabetes. La diabetes a grandes rasgos es un enfermedad que consiste en que el páncreas produce cantidades insuficientes o nulas de insulina. La insulina es la encargada de procesar la glucosa de la sangre.

Los medios de comunicación en el día internacional de la diabetes, básicamente se enfocan en destacar el número alarmante de personas que padecen la enfermedad ya sea la variante de tipo 1 o la de tipo 2 y que no lo saben. Pero he notado que en general no se abordan a profundidad temas como el sentir de las familias del diabético, o ser más especifico con los hábitos que debe tener el enfermo para mantenerse estable. Todo lo resumen: en no comer azúcar y suministrarse insulina. Cuando la diabetes es algo mucho más complejo.

Incorporar en el día a día una nevera con un contenido saludable y variado, evitar el consumo de alcohol, de cigarro o de drogas. Consumir conscientemente y con noción cuantitativa la cantidad de hidratos de carbono, llámese pan, arroz, pasta, harina o también tener especial atención a las leguminosas, a los alimentos con altos contenidos de azúcar o grasos. Medirse de una a cinco veces al día el azúcar. Medirse los niveles de acetona en la orina, análisis sanguíneos y revisión ocular una vez al año. También llevar siempre en el bolso o en la cartera una tarjeta explicando que se es diabético para cualquier eventualidad que se pueda tener, cargar con insulina para los subidones, o con pastillas de glucosa para los bajones. Controlar el peso corporal, la tensión, el colesterol. Tener un cuidado extra con la piel, con las uñas y un largo etcétera.

Detalles que de manera individual pueden ser insignificantes
pero en conjunto hacen que la vida de un diabético esté pautada por una serie de rutinas y cuidados que le permiten tener una vida completa, constante, sin sobresaltos y con todas las posibilidades como cualquier otro ser humano a pesar de que su páncreas no funcione correctamente.

La familia de un diabético evidentemente debe conocer y ser partícipe de todos los cuidados que requiere. Pero además entender los cambio de humor porque el azúcar también afecta el estado de ánimo. Debe de ser copartícipe de la responsabilidad qué es vivir la vida siendo diabético.

Por eso considero que el día de la diabetes es una buena iniciativa para hacer conciencia, pero hay mucho más después de saber que uno es diabético, como cuidarse en serio para seguir soñando
.


1 comentario:

Fernando Arocena dijo...

Hace 8 meses que supe que soy diabetico. La vida a cambiado, pero para mejor. 20k. menos, dormir mejor, más ejercicio, menos colesterol. Sin olvidar el apoyo de mi familia. Te felicito por la redacción del post y por tu blog en general.
yo también publico un blog:arocenablow, poe si queres visitarlo.
Saludos Fernando Arocena