15 sep. 2009

San Roque se quedó sin hacer las Américas

San Roque se quedó sin hacer las Américas, acrílico sobre tela, 40cm x 40cm

San Roque es uno de los dos santos patronos de Vilagarcía (el otro santo es santa Rita). Su día es el 16 de agosto y este mismo día se hace la fiesta más grande de este pueblo y que entre tantas cosas que se hacen para celebrar la más destacada y típica consiste en que al medio día por ciertas calles de Vilagarcía y después de que el santo haya pasado, la gente comienza a tirar baldes y cubetazos de agua desde sus balcones y ventanas, mojando a cuanto pase por ahí, los bomberos desde puntos estratégicos también se unen a la fiesta mojando a diestra y siniestra.


San Roque vive en la iglesia parroquial durante todo el año y en su día da un paseo hasta llegar a su pequeña capilla ubicada a unos cuantos cientos de metros, ese paseo solo lo hace un día al año y con esto inicia la fiesta del agua.


La mayoría de los gallegos tiene en su historia peregrinajes más largos que el de San Roque, cuando en estas tierras tan ricas y fértiles hubo miseria muchos se vieron en la necesidad de viajar a países europeos como Alemania, Suiza, o Francia pero otros se fueron más lejos y decidieron hacer las Américas, llegaron a lugares tan distantes como Argentina, Brasil, Venezuela o México. Por eso es tan común por aquí que la mayoría de la gente tiene algún pariente en América o incluso hay muchos con el corazón partido en dos y añorando su juventud vivida en tierras tropicales. Galicia un lugar de migrantes y gente viajera la mayoría de veces abre amorosamente sus brazos a los extranjeros, sobre todo latinoamericano pero en otras ocasiones (pocas eso sí) es sumamente cruel con los mismos migrantes.


Por eso pinte a san Roque sobre el mar, mojado, como los espaldas mojadas mexicanos, como el pueblo africano mojado y lleno de sal del Atlántico, como el gallego de hace tiempo, valiente y aventurero que dejaba todo y buscaba una vida digna fuera de aquí. San Roque ha visto desde su capilla todos esos cambios en la tierra negra de Galicia.


San Roque está triste de ver a los jóvenes adormilados y bien acomodados que de ver tanta abundancia asumen que siempre fue así y que seguirá siendo así.


San Roque no pudo hacer las Américas porque se quedó en vigilia a cuidar y esperar a su pueblo.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Quizás os xóvenes de hoxe en día decidan quedarse e loitar polo seu país, algo que non fixeron os nosos avós, moitos dos cales non voltaron xamás, deixando atrás unha familia e como único regalo miseria e indiferencia.

Anónimo dijo...

Me permito discutir el tema abierto por usted, sr Anónimo, y espero entienda el gallego (y sea un poco más agudo en no escribirle en gallego a un mexicano)

A diferencia de usted, la mayoría de los jóvenes (habría q definir mejor la edad de los llamados jóvenes) q yo conozco no se quedan a luchar, si no que se quedan por gran comodidad, por mera güeva (expresión mexicana)... y eso de defender al país deja mucho q desear...

puedo decir q nuestros abuelos lucharon, los míos y muchos de los que conozco... sé de abuelos que se quedaron... de los que cambiaron de ciudad, de provincia, de comunidad, de país, y hasta de continente...
sé que se fueron pq sólo había pura miseria, y muchos regresaron después de hacer su vida en otro lugar, o de mantenerla dividida entre trabajo y familia entre fronteras...

y de los que se quedaron y no regresaron pues creo q sus buenos motivos tuvieron... regresar a la miseria no era un buen plan... o quizá encontraron a la felicidad plena que los llenó más q la vecina de al lado (me refiero al flechazo contra el dedazo patriarcal o al que diran)...

lamento q "tus abuelos" te hayan dejado eso... espero q tu le dejes cosas mejores a tus nietos, ese será tu mejor esfuerzo te hayas ido o no de tu pueblo...

y ademas: sólo sabe lo q es irse quien se va, irse no es irse nomás, es decidir irse y tener el valor de dejarlo todo buscando algo mejor.

Bueno, lo dejo q ya parezco Lola Flores en la boda de Lolita: si me queréis irse!!! y olé.

saludos,

sñra Anónima.

Augusto Metztli dijo...

Sr Anónimo, con gran dificultad logré entender lo que escribió, porque el gallego escrito aun me cuesta entenderlo, pero me queda clara su idea. Generalizar es un opción que pocas veces debemos usar, no creo que todos los abuelos sean maravillosos y buenos, ni de la misma forma creo que todos los hijos y nietos de esos abuelos gallegos estén adormilados. Pero lo que sí creo es que dificilmente han vivido y mucho menos se imaginan lo que signidfica que la miseria te saque de la tierra en la que naciste y con la que jugabas de niño, afortunadamente la miseria hace tiempo que salió de aquí y se fue a vivir a otros paises (como en el continente Africano, Asiático, Americano o centro de Europa). Pero independientemente de si volvieron o no esos gallegos migrantes, o si de abandonaron a su familia o no. El individuo, el joven, el adulto gallego, usted y yo (que ni siquiera soy gallego) tengo la seguridad de que intentamos a diario construir un mejor hogar (por eso le pinto cuadros a Galicia). Como le decia, a diario y yo creo que es una fatídica casualidad,pero sigo viendo a esos jóvenes adormilados, pero sé que habemos muchos otros que no. Aquí seguimos...

Augusto Metztli