2 sep. 2008

La virgencita de Guadalupe


Lo pinté en el 2005, ahora le pertenece a Ramsés Figueroa, un buen amigo. La foto del cuadro se la tomó Marthazul un día que dormimos en casa del Ramsés en Guadalajara. Extraño verla por cualquier lugar en México es una imagen tan común y tan arquetípica que asumes que siempre está ahí. Pues aqui como es evidente no es así, la última Guadalupe que volví a ver después de muchos meses es la que nos dió Soledad (gran amiga de mi familia) como regalo de bodas.

Decidí subirlo al blog para conmemorar y no olvidar le día en que he sentido la mayor indignación, enojo y furia por la discriminación al extranjero, al latino y al mexicano en mi caso. A continuación narro lo hechos:

El viernes de la semana pasada, cenamos con otros invitados en la boda de una de las mejores amigas de Marta. Los comensales a nuestro alrededor eran profesores de enseñanza de nivel medio superior (todos excepto uno fueron unos tipazos) la excepción resulto ser un racista, xenofóbico, bravucón y machista, intenté argumentar lo poco que me dejó para cambiar su visión sobre el latino y en particular sobre el mexicano hasta que yo comencé a ser igual de bravucón que él. En ese momento decidí guardar silencio y llenarme de rabia. Habló sobre nuestra fe desmedida a la virgen de Guadalupe, dijo que somos flojos, mal educados, muertos de hambre y muchas más cosas en ese tono.

Por el momento lo único que se me ocurrió para combatir a ese señor y a cualquier forma de xenofobia es escribirlo aquí en mi blog y subir a la Virgen de Guadalupe que yo pinté y a manera de oración pedirle que me ayude, nos ayude y los ayude a cambiar.



1 comentario:

Nairax dijo...

Siento que conozcas a gente asi pero aqui siempre hubo ya de antiguo fobia hacia los diferentes, los desconocidos y yo pienso que es porque no asumen que haya gente ni cultura mejor a ellos mismos. Siempre habra gente buena y mala y asi es el mundo, pero de todas todas mucho animo.