7 nov. 2007

La nave que naciò desde el vientre del cielo


La ballena hace meses, viajaba de un punto a otro, se iba, dejaba, la dejaban, ayudaba en el viaje.

La nave que nació del vientre del cielo, es la misma ballena, pero ahora se le pueden ver las entrañas y entender que no es necesario para viajar, dejar un lugar o ir de un sitio a otro.

He descubierto un nuevo viaje, el que hace se hace desde dentro, el que se hace junto a alguien, sin destino ni tiempo de partida o llegada, solo el de la voluntad de estar bien y ver qué pasa con la vida mientras le pasa el tiempo.

La habitación, la mesa del café, la bañera, él, ella; todo viaja para bien.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

... y ojalá todo siga para bien... cuidemos a la ballena con agua, con café, y con mucha vida...

gracias por este gran viaje...

MA880

Anónimo dijo...

... y con cacahueeeeeeeeeeetes ;-)