5 sep. 2007

El viaje con la ballena


La ballena siempre había ayudado en el viaje, tirando de la canoa, o viajando sola, mientras la miraba, haciéndome desear irme, ahora es el medio para hacer el viaje, vuela y atraviesa las nubes.

Aun no la puedo mirar a los ojos, porque no quiero distraerla y ocasionar un accidente aéreo, cuando concluya el viaje, ya en el piso y bajando el equipaje le pediré que me mire a los ojos y por fin podremos conocer nuestras almas, diría Modigliani.

Y le daré las gracias por ayudarme a hacerlo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una ballena volando me recuerda a los dibujos de Pablito (un niño de futuro prometedor)... como prometedor es eso que diría Modigliani...

Mientras yo digo gracias a las ballenas voladoras pintadas a mano...