20 ago. 2007

Esperando a que suene la campana


Nunca he ido al box, lo he visto en televisión y me encanta Rocky. No había hecho ninguna pinturita tratando ese tema hasta ahora.

En la esquina azul el mono rojo que soy yo y en la esquina roja un monstruo verde -que también soy yo-, la pelea está por comenzar, pero el pequeño, cobardón y colorado ya desea que suene la campana para irse a su casa, da igual si ganando o perdiendo. El otro desea que no termine para poder castigar, humillar y procurarle mucho dolor al contrincante. Pero ambos están en el mismo lugar sin saber exactamente que fue lo que los puso ahí.

El escenario, la luz, el cuadrilátero, las cuerdas son el recuerdo, la situación, el instante abstracto, mediático y aparentemente sin una razón de ser, los peleadores son los puntos de vista, el descubrimiento, el sentido que puede tener, la causa que une hacia adelante y hacía atrás con las demás causas, hasta formar la vida, todas las vidas y mi vida. Descifradas y entendidas desde todos los puntos de vista posibles.

1 comentario:

Anónimo dijo...

... Como dirían los cubanos: "a seguir en la luchita, que no hay más ná... caballero qué bolá!!"