24 jun. 2017

Roque y Rita, Rita y Roque


Rita y Roque se conocían de siempre, se sabían de siempre.

A veces parecían nubes, se agrupaban como nubes o viajaban de un lado a otro como cruzando el cielo, se evaporaban y llovían.

Las tortugas se cansan, que el caparazón les pesa mucho, como a todos y todas.

Volaban nadando y miraban como si fueran viejas, porque las tortugas siempre son viejas.

Las tortugas son muy de sus ideas, por eso Rita y Roque ya no quisieron llegar a su séptimo verano. En verano llegaron, en verano se fueron.

Rita era la de las iniciativas y Roque no podía estar sin Rita.

Las tortugas viajan solas, para encontrarse con sus pares, como siempre...




No hay comentarios.: