5 dic. 2011

El tren, la casa y la luz encendida

La transformación de una casa en una nave espacial

Así de repente, una abuela, viuda, sin más compañía que un gato gris, decide conquistar aquel nuevo planeta habitable a 600 millones de años luz, presiona el botón, cuenta hacia atrás y despega.



La luz encendida

Dejo la luz encendida, para cuando llegues veas el camino. Dejo dos vasos de agua para beberlo juntos...Y te espero en la silla.



El tren de las flores

El tren lleva de todo y va a cualquier lugar, es tan largo que acaricia el sueño de todo viajero, mientras llega de poco en poco se va de la misma forma, nunca llega del todo, nunca se va del todo, haciendo un poco menos triste las despedidas y un poco más larga la bienvenida.

No hay comentarios.: