22 jul. 2011

El faro del Cabo Mango Manila


DIECISIETE
El faro del Cabo Mango Manila, acrílico sobre tela,
20 x 20cm


Mis abuelos maternos son de un lugar muy peculiar de Sinaloa, México, llamado Escuinapa. Es famoso por sus tamales de camarón y por alguna canción ranchera que le dedicaron.

Recuerdo un montón de historias y de personajes, como en todas partes la revolución dejó algunos héroes caídos por sus tierras.

Desde muy pequeño recuerdo las cajas llenas de mango en la puerta de la cocina, también las cubetas llenas de camarones. Es una tierra rica, es tierra caliente, con pequeños pueblos de pescadores y tiene unas playas bellísimas.

Como decía, siempre había mangos en casa, se los llevaban de Escuinapa a Guadalajara. El mango manila es mi favorito, su tiempo de vida es limitado, por eso es díficil y caro comprarlo fuera de México. Tiene una peculiaridad a diferencia de otros mangos, su hueso es delgado, muy delgado, y eso permite que tenga mucha pulpa, evidentemente es dulce, pero no tanto como los otros. Es de color amarillo y muy jugoso.

El faro del Cabo Mango Manila, está dedicado a la tierra de mis abuelos, a las frutas voluptuosas que ofrece su tierra y a su templado mar Pacífico.



Proyecto 20: Hacer 20 pinturas en un bastidor de 20 x 20 cm, una por semana, hasta completar 20 semanas.

No hay comentarios.: