10 dic. 2010

No controles




Tinta de chopo con tinta china sobre papel


Los controladores aéreos como en la canción de Nacho Cano, gritaron al unísono "No controles" (no controles mi forma de pensar porque es total... no controles mis sentidos...). Se revelaron y dejaron a todo mundo en tierra, como una paradoja de mal gusto cerraron el espacio aéreo [son tan poderosos]
.

En la manos de ese colectivo, está el pulso aéreo de España y decidieron el peor método para redimir sus derechos, detener el pulso, un paro cardiaco, sin control.

En un país democrático se tienen tantos instrumentos para exigir o negociar los derechos y deberes, decidieron no usarlos. Su alternativa fue dejar a 700, 000 personas en el aeropuerto, sin poder ir a sus destinos, desde vacacionistas, hasta cadáveres que esperaban sepultura, niños que debían operarse con urgencia y hasta unos ilusionados invitados a una boda, políticos como Rajoy y migrantes que buscaban un futuro mejor.

Al final, el control lo vino a poner el ejército, ya que el gobierno decretó un estado de alarma "reducido" al ámbito de las torres de control del aeropuerto. Los controladores debían presentarse a su puesto de trabajo o de lo contrario estarían acusados de sedición.

De momento todo bajo control, pero de ahora en adelante antes de volar, debemos estar pendientes del clima, de los horarios de los vuelos y del humor de los controladores, no vaya a ser que les hayan vulnerado un derecho y para exigirlo decidan nuevamente dejar sin control el espacio aéreo.

1 comentario:

Penélope Sierra dijo...

Jeje, y que lo digas, en puente ni loca!