8 jun. 2010

Peluches, ladrillos y medicamentos vs comando armado

Tinta de chopo con tinta china sobre papel


Me pregunto cómo, los soldados que atracaron, intervinieron, secuestraron, arrestaron, acosaron e interceptaron a los barcos que pretendían romper el embargo en la franja de Gaza (en aguas internacionales), fueron tan hábiles para entre más de 600 personas matar tan sólo a los radicales y peligrosos terroristas y herir a otros tantos sin hacer daño a los civiles. Deben de ser especialistas en ello. Según dijo Benjamín Netanyahu , que la razón de usar la extrema violencia contra civiles armados con palos, piedras y tiratacos (resorteras) fue que la vida de sus soldados estaba amenazada y que además las víctimas eran peligrosos terroristas.

Supongo que este peligroso pelotón que pretendía aterrorizar a los israelíes se hicieron pasar por activistas cualesquiera, y su intención al desembarcar en Gaza era armar a los palestinos con palos, tiratacos (resorteras), ladrillos, peluches, y medicamentos para asolar con toda clases de actos terroristas a Israel.

Los cobardes militares armados hasta los dientes asesinaron a quemarropa, disparando más de 3 tiros contra los activistas que pusieron resistencia al arresto, armados con palos, cuchillos o sólo con la convicción. A mi me impresionó de sobremanera saber esta noticia.

Ayer leí el resultado de la autopsia que les hicieron a los activistas turcos y norteamericano asesinados por el gobierno democrático de Israel.

“Las autopsias efectuadas en Turquía sobre los cuerpos de las nueve víctimas mortales registradas tras el asalto al Mavi Mármara (ocho ciudadanos turcos y un estadounidense de origen turco), cuyo contenido adelantó el diario británico The Guardian, confirmaron que los soldados israelíes usaron con profusión sus armas de fuego. Salvo en un caso, los disparos fueron efectuados a muy corta distancia, entre 20 y 45 centímetros.

Cengiz Halquyz, de 42 años, recibió cuatro balazos en la nuca, el lado derecho del rostro, la espalda y la pierna izquierda; Ibrahim Bilgen, de 60 años, recibió cuatro balazos en la sien, el pecho, la espalda y la cadera; Cegdet Kiliclar, de 38 años, recibió un balazo en la frente desde cierta distancia; Furkan Dogan, de 18 años, sufrió cinco impactos en el rostro, la nuca, la espalda y la pierna y el tobillo izquierdos; Sahri Yaldiz, de edad no precisada, un tiro en el pecho, otro en la pierna izquierda y dos en la pierna derecha; Aliheyder Bengi, de 39 años, encajó seis tiros en el pecho, el estómago, brazo derecho, pierna derecha y mano izquierda (dos impactos); Cetin Topcuoglu, de 54 años, tres tiros en la nuca, el costado y el estómago; Cengiz Songur, de 47 años, un disparo en el cuello; Necdet Yildirim, de 32 años, dos tiros en el hombro y la espalda.”

Un inventario mortal y tétricamente detallado. Todas estas organizaciones que intentaron con sus barcos romper el embargo, supongo que sabían lo que ocurriría pero seguramente no se imaginaban que sería de tal envergadura la carnicería que vivieron. Hay muchas teorías al respecto pero a pesar de todo consiguieron algo: poner los ojos del mundo sobre la franja de Gaza y sobre un estado democrático que se protege de aquello que considera una amenaza, disparando y después preguntando, Israel.



En el periódico el País:
Israel aborda el último navío

No hay comentarios.: