4 ene. 2008

Antes de... y después de...


El cuadro que pinté hace meses, el del viaje al sur (el del centro del tríptico) quedaba claro su intención y recorrido, pero solo de manera intuitiva. El Lic. Omar despuès de tenerlo en sus manos me pidió que pintara la continuación del viaje (muchas gracias por hacerlo). Ahora despues de casí diez días de pintar todo el día, lo terminé.
El viaje inicia en un casa como la que nace del espíritu y el crayón de un niño, es la casa de los sueños, con esposa, hijos y un lindo perro de nombre Luna, la casa está en cualquier lugar donde se intente ser feliz, no es de siempre ese hogar, ni para siempre, comienza y termina como todo. El camión de redilas que en ocasiones carga el piano de mi abuelo, ahora pasa por la misma calle cargado de nubes y estrellas, también rumbo al sur.

El viaje al sur inició en Tapalpa con el vocho cargado de tanto y tantas cosas, de la mujer besa árboles con sus colores de cielo y mar, la Martuchis, de los personajes y sombreros de Paty, de las historias, ciclos y descubrimientos de Ramsès y desde luego yo.

Después de contar las señales, de ver los escritos en las nubes, lo escrito en infinitas cartas y mails, el viaje al sur culmina como ya sabiamos todos y como culminan todos los viajes al sur, volando y haciendo un viaje aun más largo. Pero en otra direcciòn, al norte después de mucho (a)mar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

... en dos palabras: IM-PREZZZIONANTE !!

Anónimo dijo...

Me emociona saber, ver, y sentir, que te he inspirado todo eso y algo más... gracias, la Martuchis.