16 jul. 2007

La mesa Azul que no està conmigo



La comprè por unos cuantos pesos, estaba chueca y me encargue de enchuecarla mas, al dejarla por un tiempo en la azotea, se ha pintado tantas veces de Azul, casì siempre despuès de cada exposiciòn porque queda toda pintada de colores, ahì subi yo creo que hasta a Luna mi perrita, pintaba, escribiìa, me dormìa y soñaba sobre esa mesa.



Ahra està patas arriba en la casa de mi amigo Edgar, creo que yo tambièn estoy patas arriba. Mi madre me dice mas o menos algo asi y tiene razòn, tanto cambiò, que se le puede hacer.



Mi mesa Azul, esperarà pata s arriba hasta que pueda ir por ella y volver a colocarle, una tortuga, un mechòn Azul , la colita de Luna cuando la mueve y es feliz, un estrella que se le cayò al cielo, una flor apachurrada, la hoja que vi caer junto con Azul, un pedazo de nube, el balde para

recibir el agua de la gotera del techo, mi corazòn puesto y esa herida que no se si cierra o se hace mas grande, pero no es un herida de muerte, solo cambia y espera... al igual que yo, espera lo mejor.



Este es el momento de voltear y poner las patas en el piso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La mesa Azul regresará con TODO eso, y más... para tí.

Anónimo dijo...

Ahora no está... Pero estará contigo.