27 mar. 2007

Instante


Todo vale la pena después de ver tantos árboles que se cruzan en tu camino, despeinarte por el viento y dormir dos noches fuera de casa.

El cielo siempre azul. Te percatas del instante y el dolor sigue ahí, para siempre y junto a todos tus dolores, pero vivo y dispuesto a adquirir mas y sentirlos en ese instante. Junto a la felicidad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ojalá y todo valga la pena... Todo: los árboles, el viento atravesando el cabello, las noches y los amaneceres del cielo con sus nubes... Instantes dolorosos... y felices.