28 jun. 2017

Canción de invierno


"Canción de Invierno" de Silvio Rodríguez es una canción que denuncia al heteropatriarcado y al sometimiento de la mujer, con una tonada melancólica y emocionante.

Habla de la sociedad y la propia familia como medio opresor y de todo lo que pasa por la cabeza (contradicciones incluidas) de la mujer protagonista de la tonada. 

Dando a entender que la única liberación a la que aspira es en su interior, en su mente, en la introspección, o en evadirse. Aunque a mí me parece que en algún momento deja espacio para la esperanza. 

Para mí, la frase más poderosa, contundente y que retrata la realidad es:

"Pero necesitas quedar bien con todo,
todo que no sea bien contigo misma.
La angustia es el precio de ser uno mismo..."


Para pintarla recurro a símbolos como el fuego y la casa, el llamado "hogar", los aerolitos son la sociedad que acosa constantemente, pero que en ocasiones esa misma fuerza que puede ejercer, se puede dar en la dirección opuesta, o lo que es lo mismo, a toda acción corresponde una reacción de la misma intensidad pero en dirección contraria.



La mujer lleva en su cuerpo tatuadas las estrellas que simbolizan el autoconocimiento, pues recuerdan que lxs humanxs aprendimos a descifrar el mundo y el universo usando como guía a las estrellas y constelaciones. También lleva tatuadas las plantas, aquella rebeldía que puede germinar en todxs nosotrxs.

Si quieres escuchar la canción pulsa aquí.

Si te gusta el cuadro y quieres comprarlo, ve a la galería virtual donde encontrarás más información.


24 jun. 2017

Roque y Rita, Rita y Roque


Rita y Roque se conocían de siempre, se sabían de siempre.

A veces parecían nubes, se agrupaban como nubes o viajaban de un lado a otro como cruzando el cielo, se evaporaban y llovían.

Las tortugas se cansan, que el caparazón les pesa mucho, como a todos y todas.

Volaban nadando y miraban como si fueran viejas, porque las tortugas siempre son viejas.

Las tortugas son muy de sus ideas, por eso Rita y Roque ya no quisieron llegar a su séptimo verano. En verano llegaron, en verano se fueron.

Rita era la de las iniciativas y Roque no podía estar sin Rita.

Las tortugas viajan solas, para encontrarse con sus pares, como siempre...




14 jun. 2017

Días y flores, rabioso y pacifista


El Guernica de Picasso es una pintura atemporal, la pensó, diseñó y pintó para retratar la violencia de humanx a humanx y de humanx al mundo, la violencia de siempre, la de ahora y la del futuro. La canción de "Días y Flores" de Silvio Rodríguez me parece igual, es atemporal y retrata perfectamente la vida de cualquier humanx que aspire a ser justx, empáticx, dignx y consciente, pero que su realidad le supera, que la injusticia sistemática, los abusos lo sobrepasan y le hacen entristecer y rabiar... Y confrontarlo, y volver a rabiar, y volver a casa, frustrado y triste, sospechando que al día siguiente será igual.


La Canción dice así:

Si me levanto temprano, 
fresco y curado, 
claro y feliz, 
y te digo: «Voy al bosque 
para aliviarme de ti», 
sabe que dentro tengo un tesoro 
que me llega a la raíz. 
Si luego vuelvo cargado 
con muchas flores 
(mucho color) 

y te las pongo en la risa, 
en la ternura, en la voz, 
es que he mojado en flor mi camisa 
para teñir su sudor. 



Pero si un día me demoro, no te impacientes, 
yo volveré más tarde. 
Será que a la más profunda alegría 
me habrá seguido la rabia ese día: 
la rabia simple del hombre silvestre, 
la rabia bomba —la rabia de muerte—, 
la rabia imperio asesino de niños, 
la rabia se me ha podrido el cariño, 
la rabia madre por dios tengo frío, 
la rabia es mío —eso es mío, sólo mío—, 

la rabia bebo pero no me mojo, 
la rabia miedo a perder el manojo, 
la rabia hijo zapato de tierra, 
la rabia dame o te hago la guerra, 
la rabia todo tiene su momento, 
la rabia el grito se lo lleva el viento, 
la rabia el oro sobre la conciencia, 
la rabia —coño— paciencia paciencia. 



La rabia es mi vocación. 

Si hay días que vuelvo cansado, 
sucio de tiempo, 
sin páramo, 
es que regreso del mundo, 
no del bosque, no del sol. 
En esos días, 
compañera, 
ponte alma nueva 
para mi más bella flor.

Silvio Rodríguez.

En uno de su poemas Miguel Hernández invita a la juventud a revelarse, y les dice que si tienen que combatir, que lo hagan, pero con un fusil de nardos y una espada de cera. Por eso hice la espada florida.